Inicio > Campaña > Aborto

Las decisiones sobre tu cuerpo, tu salud y tu vida te pertenecen

Son tus derechos, hacelos valer

¿Por qué las mujeres se embarazan sin desearlo?

Se dice que hay un embarazo no deseado cuando una mujer queda embarazada sin quererlo. Esto puede deberse a diferentes causas: errores humanos o técnicos (olvidos, accidentes, o fallas de los métodos anticonceptivos), violación, desconocimiento o falta de información, u otras razones.

El deseo de embarazarse es algo muy difícil de definir. Hay mujeres que pueden querer embarazarse pero no en cualquier momento o circunstancia. Otras pueden estar indefinidamente abiertas a la posibilidad de embarazarse. Otras más pueden no plantearse siguiera el problema y pensar que sus embarazos tienen que ver con su destino o con una voluntad ajena a la suya. Hay quienes no quieren embarazarse nunca. El embarazo como resultado de una violación suele ser una situación que provoca rechazo inmediato y profundo.

Algunas personas distinguen entre el “embarazo no deseado” y el “embarazo no planeado”, ya que un embarazo no planeado puede convertirse en deseado –o cuando menos aceptado- si la mujer decide, por cualquier razón, tener a la criatura. Aquí utilizaremos “embarazo no deseado” para referirnos a aquellos embarazos que no se quiere llevar a término.

Aunque sea difícil de entender, las mujeres no siempre tienen manera de evitar embarazarse cuando no quieren tener hijos. Pueden embarazarse contra su voluntad cuando:

  • Falló el método anticonceptivo que estaban usando. Los anticonceptivos modernos como el condón, las pastillas, las inyecciones y el DIU son muy eficaces, pero ninguno es 100% efectivo.
  • No tienen fácil acceso a métodos anticonceptivos. En comunidades rurales y en las zonas marginales de las ciudades hay dificultades para conseguir métodos anticonceptivos, sea porque no se cuenta con los recursos económicos para comprarlos o porque no existen clínicas o farmacias donde conseguirlos. En muchos servicios de salud sólo se ofrecen dos o tres métodos, lo que dificulta la elección, porque los métodos disponibles pueden no responder a las necesidades de las personas. Hay incluso casos de mujeres que viven en ambientes muy restrictivos en los que es difícil tener anticonceptivos sin ser “descubiertas”.
  • Se resisten a asumir su deseo sexual. En el caso de las mujeres jóvenes urbanas que saben de la existencia de los anticonceptivos y que con facilidad podrían acceder a ellos se manifiesta un temor o resistencia a asumir directamente su voluntad de tener una relación sexual, pues podrían ser tachadas de “fáciles” o “prostitutas”, por lo tanto, fingen ignorancia o inocencia bajo el riesgo de embarazarse.
  • Saben poco sobre los anticonceptivos o les tienen miedo. Hay quienes usan métodos poco efectivos como el ritmo o el retiro por temor a los efectos colaterales de los métodos modernos, no saben que en la mayoría de los casos existe un método adecuado para cada persona. A veces, la influencia de la pareja o de la religión impiden el uso de métodos anticonceptivos más seguros.
  • Las personas también fallamos. Una mujer puede olvidar tomar la pastilla anticonceptiva y muchas veces las parejas tienen relaciones sexuales sin protección aunque no quieran tener hijos.
  • El inconsciente desea embarazarse, aunque racionalmente no se quiera tener un hijo. Hay mujeres que buscan inconscientemente la confirmación de su femineidad o de su capacidad reproductiva, pero cuando logran embarazarse se dan cuenta de que en realidad no quieren esa criatura.
  • Hay violencia sexual. Una violación puede provocar que una mujer se embarace sin quererlo. Hay que recordar que la violación asume formas muy diversas; puede ocurrir incluso dentro de la familia o en el contexto del matrimonio, como en el caso de las relaciones forzadas, cuando el marido impone a la mujer su voluntad.

Cuando se produce un embarazo no deseado, no intencionado o no planeado, la mujer se enfrenta a tres alternativas:

  1. continuar el embarazo y quedarse con el bebé.
  2. Continuar el embarazo y dar el bebé en adopción.
  3. Interrumpir el embarazo.

No es fácil decidirse por cualquiera de estas opciones. Las mujeres saben que de esa decisión depende su futuro, el de las criaturas y, en parte, el de las personas que las rodean.

Tomado dee "Miradas sobre el Aborto", GIRE (Grupo de Información en Reproducción Elegida), México, 2001



hacelosvaler.org es el sitio oficial de la campaña por los Derechos sexuales y reproductivos en Uruguay "Aborto Legal - Uruguay".

"Las decisiones sobre tu cuerpo, tu salud y tu vida te pertenecen. Son tus derechos, hacelos valer”

Una iniciativa de:
MYSU

Con apoyo de:
Médicos del Mundo IWHC GFFW